• Exposición

    Coming Soon. Beatriz Lecuona y Óscar Hernández

    El proyecto artístico de Lecuona y Hernández, que se desarrolla en equipo desde el año 1999 y tiene un fuerte carácter especulativo y objetual, gira en torno a la búsqueda de un espacio de posibilidad para el arte, en un intento de dar sentido y profundidad a su propio contexto vital insular. Piensan el mundo como un escenario convirtiendo en objeto de representación artística las estructuras históricas, culturales y morales que lo sustentan.

    Su obra, que ahonda constantemente en los conceptos de espacio, tiempo y cuerpo, transita entre el poso del imaginario barroco y el modo de presentación postminimal siendo el paradigma de la isla el escenario ideal para explorar estos conceptos a través de la problemática entre figura y fondo. Su lenguaje se despliega en una hibridación o conjunción de los medios realizando indistintamente performances, esculturas, instalaciones, dibujos, etc.

    El site specific cada vez toma más fuerza en los proyectos de Lecuona y Hernández pues les ayuda a desarrollar su planteamiento arqueológico del conocimiento. Les interesan las fisuras y las grietas de la nueva cartografía de lo global, porque esas grietas son nuevas posibilidades espaciales desde las que construir significado.

    Durante años han tenido un planteamiento nómada del espacio, de ahí su interés en las arquitecturas y estructuras de lo urgente y lo precario, o su apuesta por rescatar la técnica del repujado de los pueblos nómadas.

    La obra de Lecuona y Hernández indaga en estos planteamientos profundizando en cómo se construye la identidad local, en cómo esa identidad está realmente condicionada por las fuertes raíces históricas que presenta y por el gran imaginario simbólico que se ha construido en torno al carácter tropical-africano-europeo de las Islas Canarias.

    Los artistas exploran su situación de aislamiento, periferia y provincianismo desde una postura crítica y activa, que les lleva a inventarse constantemente imágenes con las que dialogar; ya que por la falta de interlocución y visibilidad no tienen ningún espejo en el que mirarse o reflejarse. Como la figura «del otro» no existe, la crean a través del arte.

    El arte es así el universo simbólico que les permite pensarse a sí mismos como el interior y como el exterior, para así desplazar y borrar la línea del horizonte diluyendo sus límites.
    Desde la isla ensayan la figura del artista poliédrico que es invisible para ese exterior en el que tienen lugar las «grandes historias».

    Para la exterioridad la isla es lo exótico y para los locales lo exótico es lo continental.
    En la potencia de la dicotomía entre lo local y lo global, entre el mito del buen salvaje y la biopolítica, entre lo latinoamericano y lo anglosajón, lo visible y lo invisible, lo central y la periferia, se mueven los artistas que utilizan la potencia de la isla-prisión como motor del pensamiento.

    Isla-prisión, isla-muro, isla-proceso.

    Casa de los Coroneles La Oliva Fuerteventura

     

http://lacasadeloscoroneles.org/cnts/themes/loscoroneles